Martín Aduriz: “En mis columnas busco aunar felicidad y ética”

adruiz
“Antes las personas venían a mi consulta escondiéndose porque ir al psicólogo era una cosa de locos”.

Fernando Martín Aduriz es un psicoanalista que durante más de una década lleva escribiendo columnas de opinión en el Diario Palentino. Este jueves, a las siete y media de la tarde, presentará en el Palacio Conde Luna su obra “Mejor no comprender”. El psicólogo estará acompañado en el acto por el escritor Antonio Gamoneda, el psquiatra del Hospital Santa Isabel, Roberto Martínez, y el Jefe de Alcaldía del Ayuntamiento de León, José Antonio Maté.

Martín Aduriz recopila en este libro sus mejores artículos en la columna “Vecinos ilustrados”. En su entrevista con Ahora León desgrana algunos secretos de “Mejor no comprender” y de su larga carrera en la psicología y el periodismo. El palentino nos confiesa anécdotas como que fue él quien tuvo el primer iPad en España o recuerdos de su infancia, cuando venía a la capital leonesa a comprar mantequilla. Martín Aduriz, quien considera que Facebook está dilapidando el concepto de amistad, asegura que escribe para agitar conciencias y elevar el debate intelectual.

-Este jueves presenta en León su obra “Mejor no comprender”, ¿qué carta de presentación podría hacer de ella?

Es un libro que ha buscado reunir un depósito de mis columnas de los últimos trece años que estaban dispersas.

-La obra supone un memorándum de “Vecinos Ilustrados” ¿Qué selección ha llevado a cabo de sus artículos para elaborar esta recopilación?

Los artículos son muchos, pero en las presentaciones que he realizado se ha podido ver que el tema de la amistad es recurrente. Peridis, Chema Crespo o José María Álvarez se quedaron con un capítulo dedicado a todas las vertientes de la amistad. En columnas como “¿Existen los amigos?” me pregunto hasta qué punto los tenemos. Aristóteles decía que uno no tiene un amigo hasta que no come un saco de sal.

aduriz

-¿Qué se va a encontrar alguien que emprenda su lectura?

Conocerá la visión de la sociedad de un psicoanalista que, a su vez, es un ciudadano.

-En la presentación de mañana estará acompañado por el leonés Antonio Gamoneda ¿Es seguidor de su obra poética?

Sí, soy un forofo de su obra. Para mí es uno de los mejores poetas vivos. He tenido la suerte de conocer a Don Antonio Gamoneda en una entrevista que le hice para una revista que dirijo que se llama Análisis. En ese encuentro fue muy sorprendente para mí su lucidez a pesar de sus 85 años.

-El libro que viene a presentar ya ha tenido puestas de largo en escenarios como el Ateneo de Madrid ¿Cómo está siendo la acogida? ¿Son buenas las primeras sensaciones tras la publicación?

Fue muy buena la presentación en Palencia, pero claro jugaba en casa. Se llenó el acto, no cabía más gente y había cien personas aquí en la Universidad. Prácticamente se agotó la edición y tuvo que hacerse una segunda.

En Valladolid se hizo en el Centro Lacan y me gustaron mucho los tres presentadores: el escritor Gustavo Martín Garzo, el director de Psiquiatría del Hospital Río Ortega Fernando Colina y mi amigo el Doctor Álvarez.

Presentar un libro de estas características en el Ateneo de Madrid fue muy importante para mí, porque me gustó mucho lo que dijo Peridis y la respuesta del público. Hubo momentos muy emocionantes porque entre el público había muchos palentinos y, precisamente, había dos hijas de una de las personas que más cito en el libro: Don Antonio Cruz de Fuentes.

-La obra “Mejor no comprender” se cierra con la intervención de Peridis, uno de los referentes del humor gráfico en la prensa nacional ¿Cuál es su relación con él y cómo llegó a firmar el epílogo del libro?

Él me había pedido que le presentara dos de sus novelas que habían sido muy esperadas, entre ellas “Esperando al Rey”. Pues me pidió que, como mínimo, debía pedirle que él también hiciera el epílogo de mi libro de columnas. Como está muy ocupado le pedí un epílogo que fuera rápido. Entonces, él podía haber escrito un folio, pero hizo una viñeta que es lo que hace todas las mañanas en El País desde 1976.

-“Mejor no comprender” es el último título de lo que empieza a ser una amplia producción editorial ¿Tiene algún otro libro o proyecto en mente?

Sí. Tengo un ensayo que está bastante avanzado sobre la ansiedad y que se titulará “La ansiedad que no cesa”. También estoy trabajando en una novela ambientada en los años sesenta de Palencia.

-Muchas de sus obras e investigaciones giran en torno a la juventud y la infancia ¿Es realmente tan decisiva esta etapa para la formación de la personalidad del individuo?

La más decisiva de las etapas de la infancia es, precisamente, los doce primeros meses de vida porque se desarrolla el 60% de la inteligencia. Fíjese si será importante. Hay otro libro mío que se titula “Adolescencias por venir”, que habla sobre que el momento de la eclosión de la adolescencia, otro de los más importantes.

Son los momentos que yo señalaría como trascendentales: el momento en el que el niño entra en el lenguaje y, un segundo, cuando el adolescente decide desidentificarse con los rasgos adquiridos del campo paterno y materno. Entonces, trata de ir por la vida sin unos atributos que no son suyos. Y hace bien, aunque a veces lo haga con cierta rebeldía. También porque el adolescente busca esconderse, en el libro hay una columna que se titula “Guarida adolescente”, de la mirada del otro porque está creciendo.

-¿Cómo decide un psicólogo y psicoanalista dar el salto al periodismo?

Un amigo, arquitecto y poeta, me había mandado un libro precioso y yo, lejos de contestarle diciéndole lo que me había parecido, quise decírselo a terceros. Esa fue mi entrada en el periodismo.

De todas formas, como psicoanalista, considero que hay que estar presente en la ciudad y una de las maneras directas de hacerlo es participando en los medios de comunicación. Yo estuve bastantes años en la Cadena SER, ahora voy todas las semanas a Onda Cero. Decía Claudio Magris que el columnista de prensa debería aunar felicidad y ética. Cada vez que me pongo a escribir pienso siempre en esta frase, en cómo aunar felicidad y ética.

-En sus artículos aparecen temas como el amor, la amistad o las costumbres sociales ¿Sobre qué se siente más cómodo escribiendo Martín Aduriz?

Uno de los que más abordo es la amistad. Hoy la amistad entendida a través de las redes sociales como Facebook está dilapidando el concepto de amistad. Esto es algo que me pregunto en varias columnas, que algunas son de hace diez años, por lo que es un tema que he tratado siempre.

-¿A qué tipo de lector se dirige desde su rincón en el Diario Palentino?

Me dirijo a los vecinos ilustrados de la ciudad, a las personas que leen. Es una columna de prensa, se hace para ser leída. Yo soy partidario de elevar el debate intelectual y de agitar la vida intelectual, algo que difícilmente conseguiremos si hacemos columnas costumbristas de un realismo galdosiano. Conviene agitar, sería la expresión. No decir lo que uno está viendo, sino avanzar una interpretación de lo que vemos.

-¿Se puede hacer terapia desde una columna de un periódico?

Una buena columna de opinión, transforma. Yo estoy a favor de quienes opinan que la gente cambia. Por lo tanto, estoy a favor de la prensa que hace cambiar, de la educación, de la poesía, del teatro… Cuánta gente te dice que después de leer un libro cambió su vida. Todo eso va a transformar. Es lo que Ordine llama en un libro, la utilidad de lo inútil. Efectivamente, puestas en serie las columnas de prensa, la poesía o la música son actividades inútiles, pero hay que repescar la utilidad de esto que es inútil.

-En España todavía perduran ciertos estigmas sobre las personas que acuden a una consulta de psicología ¿Qué se puede hacer para normalizarlo en la sociedad y que sea como quien va a hacerse revisiones al podólogo o al dentista?

Estoy de acuerdo, pero esto ha cambiado mucho. Cuando yo empecé hace 32 años había personas que venían a mi consulta escondiéndose. Ir al psicólogo era una cosa de locos y hoy eso ha cambiado porque es una cosa bastante habitual y normal. Lo único que podemos hacer los psicoanalistas es lo que ya hacemos de trabajar nuestras diez o doce horas diarias, más no se puede para normalizar nuestro trabajo.

-Siendo nosotros un periódico digital y escribiendo usted en prensa impresa, la pregunta es obligada: ¿Sobrevivirá el papel al tirón de la prensa digital? ¿Con qué formato se queda Martín Aduriz?

Estoy dividido. Ahí sí que tengo una esquizofrenia. Soy forofo del papel, pero el primer iPad que llegó a España fue a mi casa. Me le mandaron de Holanda tres días antes de que saliera aquí. Quiere decir eso que me pasé con armas y bagajes a la lectura digital. No obstante, confieso que sigo comprando muchos libros en papel y también la prensa. Siempre he soñado en comprar mi periódico favorito, que es El País, allá por donde fuera. Ya sea Venecia o París me he recorrido muchos quioscos para encontrarlo.

Hoy en día sabiendo que puedes dar a un botón y bajarte el periódico entero a las doce de la noche. Me he acostumbrado a leer el periódico digital, lo confieso.

-¿Qué recuerdos le vienen de visitas anteriores a León? ¿Qué es lo que más le llama la atención de nuestra ciudad?

Tengo extraordinarios recuerdos. La última vez que estuve en León, si no recuerdo mal, estuve dando un curso en la Fundación Sierra Pambley. Siempre que voy a León me encuentro con historias entrañables y buenos amigos. Veo que León cada vez que voy se transforma más. Es una maravilla. Sigo por Internet los progresos de León y ha aprovechado muy bien la llegada del AVE. José Antonio Maté tiene bastante que ver en esa tarea que está realizando desde el Ayuntamiento como Jefe de Gabinete del Alcalde. Me llegan muchos buenos ecos.

Tengo un recuerdo infantil siempre agradable de León, cuando acompañaba a mi padre. A veces él tenía obras y construcciones aquí, venía con él e íbamos a comprar mantequilla.

Etiquetas de la entrada
, ,
Escrito por
Más de Mario

La asociación Moda y Discapacidad lucha contra la discriminación

  Los orígenes: la Asociación Moda & Discapacidad [Mode&Handicap] fue creada en...
Leer más