Verdades de mujer, verdades de Esther

Esther Calzado presenta como cierre del Festival Recuore un comprometido y sostenible desfile bautizado como ‘Visible lo invisible’, con el que pretende sensibilizar sobre la realidad de la desigualdad de género. A las 19:30 horas en el Museo de León

moda sostenible
‘No quiero’ denuncia los millones de matrimonios de menores concertados y ‘Fragiledad’ ataca a cualquier tipo de violencia contra la mujer. | PEIO GARCÍA

El compromiso de la diseñadora leonesa Esther Calzado con diversas causas justas viene de lejos, lo ha ejercido en diversos trabajos —desde la cárcel al Plan de Drogas, Espabila o Espacio Vías, cuya programación gestiona—y este sábado lo volverá a manifestar con un desfile de moda, comprometido y sostenible, que tiene el privilegio de cerrar la II edición del Festival Internacional Recuore. Arte y sostenibilidad. Y su causa justa en esta ocasión es la de «sensibilizar sobre las condiciones de desigualdad de género que se mantienen actualmente en nuestra sociedad y propone alternativas de uso de materiales desechables». Señala Calzado que «la moda como lenguaje artístico, permite mostrar muchos aspectos de la realidad. Hay que ser consciente de lo que pasa para poder cambiarlo, a veces lo cotidiano nos venda los ojos».

Y para esta causa ha elegido un título que le viene como anillo al dedo, ‘Visible lo invisible’, pues la propuesta de Calzado «con una colección realizada con materiales reutilizados, recuperados y reciclados, intenta hacer visible lo invisible, lo que pasa y parece que no pasa, lo que está ahí silencioso y latente. Algunas situaciones de desigualdad son invisibles; al igual que el currículum oculto de nuestras trasmisiones culturales o educativas, que permiten perpetuarlas, y los estereotipos de género, que las hacen tolerables».

La colección consta de 18 trajes presentados por primera vez hace diecisiete años en una exposición colectiva itinerante ‘Mujer, Arte y Compromiso’ (Museo de la Ciudad de Madrid); 18 más realizados para la pasarela celebrada con motivo del día de la mujer del 2015 en el auditorio de León; y el resto, 6, se han creado para este desfile, con el foco puesto además en la necesidad de construir una sociedad sostenible».

Todas estas piezas han compuesto una exposición dividida en cuatro partes, en la que cada una de ellas denuncia una situación injusta: «Mujer objeto, doble jornada laboral, educación sentimental y en la intimidad».

En mujer objeto, 8 trajes, repasa la justificación de la violencia suave -o no tan suave-, como los piropos o la culpabilización de la víctima, condicionamientos religiosos, tabúes y la objetivización de la mujer. En doble jornada laboral recuerda que una mujer debe trabajar 88 días más para ganar el mismo sueldo que un hombre. En el tercer apartado denuncia que se presente a la mujer como dependiente de un hombre y ‘en la intimidad’ presenta situaciones que se dan de puertas a dentro en una relación de pareja, la peor de todas, el maltrato físico pero no solo.

Colaboran altruistamente 50 personas. Desfilan 39 mujeres, normales, mayores, menores, jóvenes, delgadas, muy delgadas, gorditas, bajas, altas, solteras, casadas, separadas, con hijos, sin hijas y 3 hombres. Todas ellas valientes y admirables, porque aunque no son modelos, si lo son, como la presentadora, Beatriz Jarrín, que también desfila; la pasarela se abre con un texto Ana Gaitero. Eva Frade, canta; la música es pinchada por Saltitos pinchadiscos y la edición de visuales es de Borja López.

Escrito por
Más de Redacción

La Reina Doña Leticia clausura el congreso ‘Mujer y Discapacidad’

El presidente de la Junta de Castilla y León ha recordado en...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *