Mediación Intergeneracional

¿A qué llamamos Mediación Intergeneracional?

La Mediación Intergeneracional atiende los conflictos que surgen entre padres-hijos durante dos momentos críticos en la evolución de la convivencia familiar:la adolescencia y la vejez invalidante.

Cafe-Mediación
Cafe-Mediación

 

Es por tanto, una Mediación Familiar con determinadas especificidades, que necesita una intervención mediadora que las contemple.

En general, se llama Mediación Intergeneracional Descendiente, cuando los conflictos afloran a partir de la necesidad del cuidado de los progenitores por parte de los hijos,entendiendo por Ascendiente la que aborda conflictos surgidos a partir de  los cambios que implica la adolescencia.

La Familia es un sistema formado por un conjunto de interacciones,organizado de manera estable y estrecha en función de necesidades básicas, con una historia y un código propios que le otorgan singularidad; un sistema cuya cualidad emergente excede la suma de las individualidades que la constituyen Sluzki, (2008).

En la actualidad, si analizamos la familia, el primer rasgo que destaca es la complejidad de relaciones familiares que se alejan de la familia nuclear convencional como marco de referencia. La convivencia de tradición y diversidad en los modelos familiares (parejas no casadas, sin hijos, matrimonios homosexuales, familias mono-parentales, etc,9, provoca continuos reajustes en los sistemas familiares y en la sociedad.
De cara a estudiar la familia desde el estilo de afrontamiento de conflictos que puedan aparecer en su seno,  conviene centrarse en el criterio de convivencia , más que de parentesco, como núcleo de identidad más relevante.

Analizando cuáles son los elementos generadores de su dinámica interna, es decir de la convivencia, obtenemos las claves sobre las que organizar la intervención mediadora:

  •  ROLES
  •  VÍNCULOS AFECTIVOS
  •  REGLAS O NORMAS COMUNES
  •  ESTILOS COMUNICATIVOS Y RELACIONALES
  •  “CULTURA FAMILIAR”
  •  HISTORIA COMPARTIDA

Estos elementos se alteran en situaciones de crisis familiar, produciendo cambios y generando conflictos nuevos (frecuentes con hijosadolescentes) o producidos por el estallido de conflictos latentes (más, envejez invalidante de los progenitores).

MEDIACIÓN INTERGENERACIONAL DESCENDIENTE

La vejez y la muerte originan transiciones que implican la necesidad de reorganización del sistema familiar, con un intercambio de roles en la relación paterno-filial que frecuentemente genera conflictos que conllevan una gran activación emocional negativa y un afloramiento de cuestiones no abordadas en el pasado y que han alimentado las diversas versiones de la narrativa sobre la historia familiar.
El riesgo de daño emocional y ruptura de relaciones es significativo. La idoneidad de una intervención profesional mediadora eficaz es manifiesta.
El proceso de Mediación contendrá sesiones con atención individual, de los distintos subsistemas (pareja, paterno-filial, fraternal…) y del grupo familiar total.
El cuidado de progenitores dependientes por parte de los hijos implica un intercambio de roles que genera dificultades en dos sentidos:
– vertical: padre-hijo
– horizontal: entre hermanos cuidadores
Será importante detectar afinidades y rechazos en el sistema familiar al objeto de dar con las claves de la dinámica interna para potenciar la reorganización de roles desde la responsabilidad compartida y la renovación de la narrativa familiar reformulada e inclusiva.

MEDIACIÓN INTERGENERACIONAL ASCENDIENTE

La adolescencia es sin duda una de las crisis más importantes de la vida por lo significativo de los cambios que conlleva y el proceso de construcción de la propia identidad que implica. Como consecuencia, afloran tensiones nuevas que hacen tambalear el desempeño de los roles paterno-filiales vigentes durante la infancia, haciéndose necesaria una renovación de actitudes, estilos relacionales y comunicativos que posibiliten la transición de niñez a juventud, sin daño emocional ni ruptura.
Es una tarea cuyo éxito está muy relacionado con los estilos de crianza, los vínculos afectivos y la cultura familiar comunicativa y relacional.
Con frecuencia, padres y madres se sienten desbordados, no encontrando la forma de dar respuesta adecuada a los problemas que presentan sus hijos adolescentes. La comunicación se tensa y/o se rompe, desestabilizando todo el sistema familiar.
La intervención mediadora profesional es un buen recurso para abordar esta problemática. La persona mediadora, debidamente formada, puede ayudar a restablecer la comunicación inteligente entre progenitores y adolescentes, que posibilite el camino hacia acuerdos y compromisos.
Los roles, las emociones y la narrativa sobre la historia familiar, son las claves para desarrollar este trabajo. ¿Dónde encontrar el recurso de la Mediación Intergeneracional?
En los Servicios de Mediación Familiar municipales y/o autonómicos y en algunos centros privados de Mediación Familiar.
La Mediación Intergeneracional puede ayudar a mantener la salud y la permanencia de las relaciones familiares afectadas por situaciones de cambios críticos en el sistema familiar: la vejez invalidante y la adolescencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *