Las mujeres de Arabia Saudita no quieren un Tutor

Mujeres de Arabia saudi
Activistas saudíes reclaman que las mujeres del reino sean tratadas como ciudadanas de pleno derecho.

En Arabia Saudita se aplica estrictamente la ley islámica, donde un sistema de tutela de los hombres sobre las mujeres, se basa en que las mujeres saudíes necesitan una autorización para trabajar, viajar, consultar al medico, sacar el pasaporte o incluso contraer matrimonio. Ahora un grupo de activistas busca poner fin a esta tradición ultraconservadora con una recogida de firmas en este país para sumar apoyos a su petición.

Reclaman que las 10 millones de mujeres del reino sean tratadas como “ciudadanas de pleno derecho”, que se fije “una edad para la mayoría de las mujeres a partir de la cual sean adultas y responsables de sus propios actos”, según afirma la activista Aziza al Yusef.

La tutela implica que las saudíes necesitan autorización para trabajar, viajar, consultar al médico

La activista intentó, sin éxito, entregar al gabinete real la petición que finalmente transmitirá por correo electrónico.

Además de necesitar autorización de un tutor para realizar distintas actividades, el reino de Arabia Saudita es también el único país del mundo donde las mujeres no tienen derecho a conducir.

La figura del tutor

El tutor suele ser el padre o el marido, pero también puede ser un hermano, un hijo o un sobrino. Los activistas señalan que incluso una ex presa debe tener un tutor cuando es liberada, lo que significa que una detenida puede permanecer en prisión si su tutor rechaza recibirla. “Sufrimos por este sistema de tutela”, afirmó Nasima al Sadah, otra activista. “Es una directiva del gobierno”, vigente desde hace unos treinta años, lamentó.

Para los activistas poner fin al sistema de tutela ayudaría a las saudíes a trabajar, en momentos en que el reino intenta reforzar el empleo de las mujeres. La tasa de desempleo femenino de ese país aumentó el año pasado a 33,8%, según las estadísticas citadas por la firma Jadwa Investment.

Escrito por