Los niños y El Estado Islámico

El Estado Islámico (EI), o también conocido como ISIS, está reclutando niños soldados a un ritmo alarmante. ¿Qué supone esto para el futuro de la organización?

Según un análisis reciente, el EI está reclutando cada vez más niños soldados que luchan al lado de los soldados adultos, generando de esta forma una nueva táctica en el uso de niños en la guerra.

El despliegue de niños soldados por parte de grupos militantes

Históricamente, organizaciones de violencia extrema (VEOs – por sus siglas en inglés) de todo el mundo han reclutado niños soldado a un ritmo alarmante. Y lo siguen haciendo hoy en día. Los Talibanes pakistaníes, los rebeldes Hutíes en Yemen, y el Hezbollah libanés son solo algunos ejemplos contemporáneos de grupos rebeldes que movilizan a niños soldados para aumentar su presencia militar y circular propaganda.

La ONU define oficialmente a los niños soldados como aquellos menores de dieciocho años que son reclutados por un grupo armado con distintas finalidades; como soldados o esclavos sexuales. Tradicionalmente los niños soldados son reclutados para compensar las pérdidas en el campo de batalla, o para provocar un fuerte impacto psicológico en el enemigo que no está preparado para enfrentarse a ellos. Además, las VEOs suelen usar a los niños soldados en su propaganda para causar un mayor impacto en la prensa internacional, y el EI no es la excepción.

El Estado Islámico y el uso de niños soldados

ISIS secuestra, compra y esclaviza a niños para forzarlos a unirse al grupo militar. Por ejemplo, la ONU estima que solo en mayo de 2015 entre 800 y 900 niños fueron raptados por el EI en Mosul, Irak. Pero eso no es todo. Cada vez más padres entregan sus hijos a ISIS, debido a la agresiva propaganda del grupo que anima a los niños a convertirse en los hombres y los líderes de la nueva “generación”. En algunas zonas de Siria e Irak que ya están bajo control de ISIS, muchos estudiantes universitarios o de educación secundaria están obligados a jurar lealtad al grupo para poder completar su educación. Cuando el ISIS toma a los niños, éstos pasan a vivir en campos religiosos a excepción de los mayores de diez años quienes empiezan el entrenamiento militar. Los que se oponen suelen ser golpeados hasta que aceptan o, si no, son asesinados.

Investigadores de la Universidad Estatal de Georgia analizaron la propaganda del grupo en un intento por identificar la nacionalidad, la edad, el papel y la causa de la muerte de algunos de los niños soldados. Los investigadores confirmaron la muerte de 89 niños de 8 a 18 años de descendencia mayoritariamente siria o iraquí entre enero de 2015 y enero de 2016. Una de las tácticas más preocupantes que observaron los investigadores fue el uso de los niños como “inghimasis”, es decir: soldados que atacan a un grupo de enemigos antes de hacerse explotar. Los “inghimasis” supusieron el 20% de las muertes reportadas.

Pero aún hay más. Los datos sugieren que el Estado Islámico está reclutando a niños soldados a una escala mayor de la habitual. En 2015 el número de niños soldados se triplicó con respecto al 2014. Esta impactante táctica posiblemente esté motivada por el objetivo de convertirse en un estado legítimo y permanente. Al adoctrinar nuevas generaciones de soldados, el EI hace su eliminación mucho más difícil en el futuro.

El precio que pagan los niños

El impacto físico y psicológico que la guerra produce en los niños es inmenso. Incluso puede llegar a afectar al niño durante toda su vida, debido al sinfín de experiencias traumáticas al que estos niños están constantemente expuestos. A menudo los niños soldados viven en un miedo constante. Se arriesgan a ser violados, torturados o asesinados si intentan huir y pueden llegar a volverse insensibles a la violencia si están constantemente expuestos a ella.

Durante el entrenamiento, los líderes del EI instauran el odio en los niños soldados – también conocidos como cachorros del califato – hacia los no creyentes. Este es un método muy eficiente ya que los niños aún están en proceso de completar su desarrollo moral por lo que el EI puede generar, sin mucho esfuerzo, desconfianza en los niños acerca de todo aquel que les rodea, incluyendo sus propios padres. Una vez empiezan a luchar para el EI los niños soldados aparecen junto a los soldados adultos: una táctica única y destripadora que ignora por completo la inocencia de la niñez. En los vídeos propagandísticos no se mencionan sus edades lo que sugiere que la organización no hace ninguna distinción en el trato entre los niños soldados y los adultos.

shutterstock_525131731

Los niños soldados pierden los años más importantes de educación lo que, por un lado, complica reintegrarlos en la sociedad tras la guerra ya que no tienen ninguna habilidad, y por el otro, facilita que sigan teniendo una actitud criminal o antisocial. Lo que preocupa más a las organizaciones de derechos humanos y a las ONGs es la dificultad a la que se enfrenta la comunidad internacional al intentar rehabilitar a estos niños soldados, ya que tras vivir en las garras del EI los métodos que suelen emplearse para la rehabilitación – normalmente la familia y la religión- ya han sido desestabilizados y manipulados por este grupo.

Desgraciadamente, a medida que la presión militar domestica e internacional en contra del EI aumente, se espera un incremento en el uso de niños soldados. El uso de niños soldados por parte de este grupo no tiene precedentes, por lo que es extremadamente difícil predecir las implicaciones globales a largo plazo que puede producir un adoctrinamiento tan duro y extenso, como es el del EI.

Written by : Agnes Collet
Translated by : Veronica Cuesta
Proofread by : Paula Trujillo Gonzále
Este post ha sido copiado integramente de la web http://www.humanium.org/
tenemos la certeza de que sus palabras no se deben cambiar, pues su mensaje es autentico, cercano, sincero.
Por favor, apadrina un niño en su web 
http://www.humanium.org/es/apadrinar-a-un-nino/
 

Escrito por
Más de Redacción

Violencia de genero: Primeros signos de maltrato

La violencia de género es un tipo de violencia física o psicológica...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *