La mal llamada “maternidad subrogada”

Ciudadanos ha registrado en el congreso una PL para regular la “maternidad subrogada“, eufemismo con el que se quiere encubrir la realidad: facilitar que se comercialice el cuerpo de las mujeres.

¿Cómo se puede decir, como declaraba Patricia Reyes, portavoz de Igualdad en el Congreso y responsable del Área de Mujer y LGTBI de su partido, que “La mujer que gesta no es la madre, la filiación es la de los padres subrogantes que mantienen una relación con la gestante y ese niño lo sabrá”?

Dice también Patricia Reyes que hay mucha gente buena, supongo que quiere decir mujeres, que estarían dispuestas a ser fecundadas para después dar a su hija o hijo a una persona o pareja que decidió alquilar su cuerpo.  No olvidemos que cuando una mujer está embarazada todo su cuerpo y su mente tienen que ver en el proceso. Un embarazo tiene repercusiones en el cuerpo y la psiquis de las mujeres, de las madres. Decir que la gestante no es madre me parece aberrante. Sería bueno que leyeran el “Cuento de la Criada”, novela distópica escrita por Margaret Atwood, que espléndidamente ha sido llevada a la TV. La distopía que relata se hace cercana y realista a la vista de la PL que ciudadanos defiende.

Resulta curioso que el partido de Albert Rivera apela a la libre elección en cuestiones como los vientres de alquiler o la prostitución. La libre elección es un mito cuando se trata de mujeres sin medios para sobrevivir. Si tan bueno es prestar el cuerpo para que otras personas realicen su deseo de ser madres o padres, ¿por qué no vemos a ninguna mujer de clase alta, con dinero y poder, prestarse a semejante práctica?

Hablemos claro, lo que Ciudadanos quiere es legislar para que los deseos de quienes tienen dinero puedan ser satisfechos y facilitar que se aprovechen de las necesidades de las mujeres que viven en situación de desventaja económica y social. La desigualdad de género discrimina a las mujeres, incluso en los países más avanzados, pero mucho más en los países en los que las mujeres son aún consideradas ciudadanas de segunda, e incluso, se las ve como meros objetos al servicio de los hombres. Trabajemos por eliminar las desigualdades de género y dejémonos de falsos derechos. El modelo de sociedad neoliberal que defiende Ciudadanos no es bueno para nadie, en especial para las mujeres.

Fuente: agora news

Escrito por
Más de Redacción Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *