Herr prevé que la robótica acabe con la discapacidad humana

robotica
Herr recibirá este viernes el Premio Princesa de Investigación en la ceremonia que tradicionalmente preside el rey Felipe.

Este experto montañero que perdió sus dos piernas a los 17 años al quedar atrapado durante tres días en una tormenta de nieve se encuentra desde este lunes en Oviedo para recibir el viernes el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2016, galardón que le fue concedido por haber contribuido notablemente a acelerar la integración hombre-máquina.

No obstante, ha reconocido este martes que sólo el 15 % de las personas que necesitan este tipo de prótesis puede acceder a ellas en Estados Unidos, por el coste que tienen, pero que al igual que los teléfonos móviles se han abaratado con el tiempo y son usados ahora por millones de personas en todo el mundo, lo mismo ocurrirá con las prótesis inteligentes que imitan a extremidades amputadas.

En un plazo de 50 años, según las previsiones del investigador que ha desarrollado las primeras piernas biónicas que imitan perfectamente el movimiento humano, «el cuerpo sintético va a ser dominante en cuanto a extremidades» y será completamente normal ver extremidades artificiales fusionadas con el cuerpo humano.

«En el futuro será algo normal y no importará de qué estemos hechos, sino lo que hagamos y cómo nos expresemos», ha afirmado este investigador, líder mundial de la biónica y la biomecánica.

De hecho, se imagina un futuro en el que una persona que al levantarse sufra dolores articulares o rigidez en sus piernas pueda sustituirlas por extremidades artificiales sin problema alguno.

«Gran parte de mi cuerpo es sintético. Nada de lo que roza el suelo de él es biológico, y todos los meses y años la sofisticación de mis extremidades mejora, mientras mi cuerpo biológico va hacia abajo», ha precisado Herr antes de mostrar y quitarse ante los periodistas una de las dos prótesis que le permiten caminar con total normalidad.

Bajo el pantalón, tres ordenadores, doce sensores y las baterías que aportan energía mueven cada una de las prótesis que lleva y que se quitan fácilmente con un sencillo movimiento de mano.

Director del grupo de biomecatrónica del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Herr ha señalado que actualmente está trabajando en un dispositivo de titanio que entra en el hueso y permite el control neuronal de una extremidad a través de sensores sintéticos.

Se trata de una fusión eléctrica y mecánica que se comercializará en breve y que, según ha relatado Herr, él mismo utilizará.

«El año que viene voy a someterme a cirugía donde me pondrán implantes en mi cuerpo que van a permitir comunicar mi sistema nervioso y las prótesis para poder moverme, sentir las extremidades biónicas, la fuerza y el tacto», ha precisado.

Según Herr, la biónica avanza rápidamente hacia accionadores de los músculos que permitirán en un futuro que los brazos y piernas biónicas tengan capacidades muy superiores a los biológicos, logros que permitirán que en un futuro no se perciba la discapacidad como algo inherente al ser humano.

Por eso, Herr mantiene que no son los seres humanos los que están rotos, sino que es la tecnología la que lo está, porque de esa forma se avanzará más rápidamente para eliminar la discapacidad.

«Una persona discapacitada no debe aceptar su cuerpo como algo roto y no aceptar la discapacidad», ha señalado este investigador que prefiere hablar de personas condicionadas, un término más neutro.

Fuente: www.discapnet.es

Escrito por
Más de Mario

Hay esperanza para el suicidio

Se dice a menudo que la realidad imita al arte.
Leer más