Farmacéuticos españoles firman un manifiesto contra la homeopatía

Homeopatia
Un grupo de farmacéuticos han publicado una carta abierta dirigida a sus representantes para pedirles que la homeopatía salga del mundo de la farmacia.

El 25 de septiembre de 2016, en el Día Internacional del Farmacéutico, un grupo de profesionales de este sector ha decidido publicar un manifiesto contra la homeopatía, en el que piden a sus representantes que salga del mundo de la farmacia.

La homeopatía es una pseudoterapia que jamás ha conseguido efectos convincentes más allá de lo que se logra con un sucedáneo que funciona como placebo. Niega los principios de la física y la química, no tiene ningún efecto farmacológico y a pesar de eso sus consumidores piensan que a ellos les funciona.

No son medicamentos

«Como falsa terapia que es, sin avales científicos y aprovechándose de la laxitud de la ley que la intenta regular, se introduce en nuestro ejercicio a muchos niveles: farmacias que la dispensan y recomiendan, universidades que se atreven a enseñarla (pocas afortunadamente), sociedades que se llaman ‘científicas’ que la incluyen en sus guías terapéuticas y nuestro más importante órgano representativo, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, que la acoge sin pudor y le da una oficialidad que no debe tener», explica este grupo de profesionales en su nota de prensa.

«Como falsa terapia sin avales científicos y aprovechándose de la laxitud de la ley, se introduce en nuestro ejercicio a muchos niveles»

Esta pseudoterapia se fundamenta en la administración de cantidades infinitesimales de sustancias que, si se aplicaran en grandes proporciones a un individuo sano, producirían los mismos síntomas que se pretenden combatir. Se supone que estos productos son más efectivos cuanto más diluidos están.

Como explicaba a Sinc Vicente Baos, experto de la Agencia Europea de Medicamentos, en España «su venta no tiene ninguna restricción, son productos alegales. Se rigen por una regulación del año 94 que permitía su venta y consumo, pero no poseen una regulación según su análisis. La regulación que los igualaba a los medicamentos formales indicaba que solo tenían que demostrar su calidad, no su eficacia ni para qué enfermedades están indicados. Se les llama medicamentos y no lo son».

Según explican los farmacéuticos firmantes, que no pertenecen a ninguna organización que los agrupe, después de lanzar esta carta organizarán más actividades en las que se incluirán a otros colectivos como estudiantes, médicos, fisioterapeutas, matronas, químicos, fisicos «y todo aquel que tenga criterio para confirmar que la homeopatía no es más que un engaño que lleva 200 años con sus artes, pero que tiene los días contados», afirman.

Fuente: SINC

Escrito por
Más de Mario Leer más