Carta a mi Amigo Calvo

Para que pueda trabarse una verdadera amistad, es preciso prescindir de la superioridad que puedan otorgar la edad, los honores, las riquezas o el poder. El único motivo que nos debe incitar a la amistad es la búsqueda de las virtudes y el mutuo perfeccionamiento”. 

Confucio

Debo confesarlo, como buena guerrera que intento ser, estos últimos días me he sentado a disfrutar de las satisfacciones de las pequeñas victorias que me ha regalado la lucha diaria, esas pequeñas batallas a las que todos nos enfrentamos, la mayoría de las veces con temor y falta de confianza en nuestros atributos y nuestras posibilidades de lograr ganarlas, pero que cuando levantamos la espada e iniciamos el camino dispuestos a ofrecer un buen combate, nos damos cuenta de que nuestros temores en todo momento siempre fueron mucho mayores que el reto en sí, y nos asombra la cantidad de tiempo que perdimos por el miedo que nos paralizaba a entrar en la batalla. En este momento nos miramos al espejo, y sonriendo decimos: “Que tonta fui ¿porqué no lo intente antes?”

.
No es que no hacemos las cosas porque son difíciles, las hacemos difíciles cuando no lo intentamos
Seneca


Pero ya estoy de nuevo intentando compartir reflexiones, lo cual no es el objetivo de esta entrada, lo que deseo expresar hoy es: ¡GRACIAS A UN EXCELENTE LUCHADOR!!! Quiero mantener su identidad oculta por eso le llamare cariñosamente “Querido Calvo”

Querido Calvo:

¡Muchas Gracias!, Gracias por el estímulo, por la motivación y el entusiasmo que pones en cada acción que emprendes, por darnos la inmensa satisfacción de sentir, que de alguna manera las cosas se están haciendo de otra manera. ¡Muchas Gracias!!
.
Por esto hoy celebro, por esto quiero compartir con todos vosotros  la carta a un Amigo Calvo, como una pequeña muestra y en agradecimiento de esos invalorables estímulos que de él recibo; la carta a una persona carismática, de un profesionalismo y una calidad humana que lo han hecho digno merecedor de la admiración de todos quienes han tenido alguna vez la oportunidad de trabajar bajo su cargo. Yo no tuve ese privilegio, pero si pude en un momento concreto compartir tu entrañable amistad, camaradería, pude ver de cerca tu capacidad para llenar plazas de toros, para convocar personas, para convertir ideas en creencias.

Te conocí al frente de una gran organización, con el transcurrir del tiempo, me di cuenta que eras una persona muy creativa y que dominabas muy bien tu trabajo, pero a la vez, se veía claramente que tú y no “tu jefe” eras el alma de una maquinaria realmente complicada a la hora de hacerla funcionar. Pasó lo que tenía que pasar, el alumno supero al maestro.

El maestro demostró no ser demasiado inteligente y te dejó marchar.

Pasaron en tu vida buenos y malos momentos, hasta que de nuevo vuelves a esta complicada ciudad, de nuevo sorprendes a propios y ajenos por tus avances y por la proyección que hoy día tienes, estas demostrando una vez más que los limites son infinitos y que el ingenio no tiene fronteras.

La última batalla a al que te has enfrentado Amigo Calvo ha sido dura, muy dura, quizás demasiado.

Desde aquí te digo por experiencia propia, tú conoces mi trayectoria, que lejos de fracasar has triunfado. Todo depende de cómo decidas actuar cuando te levantes. ¡Quedan tantas cosas por hacer a tu alrededor ¡

Es mucho el camino que nos falta por recorrer, pero, como repetidamente quienes me han honrado con sus visitas habrán leído en las reflexiones aquí compartidas, si en verdad deseas ser feliz, concéntrate en tus metas, pero sobre todas las cosas, disfruta el camino, disfrútalo y agradece los pequeños detalles, incluso los adversos y te darás cuenta de esta manera, que no existe sobre la tierra experiencia alguna, que no traiga consigo una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, y que está en nosotros el apoderarnos de ella, o dejarlas volar, pues estas oportunidades tienen una misión que cumplir y lo harán, si nosotros no las aceptamos, te aseguro que otros si lo harán, y serán recompensados.

.Hoy disfruto y agradezco, el valor de tu amistad, quizás tu no lo veas, yo si, no has fracasado amigo. ¿Sabes por qué? Tu sitio está aquí, puede que no te guste la idea, tenemos muchos charcos que saltar, muchos suelos que limpiar y sobre todo hay que hacer crecer un espacio tan maravillosos como es nuestra tierra. Se ha cerrado ante te ti una gran puerta… ¿Sabes cuál es la ventana que se ha abierto amigo calvo? Te ayudo a verlo, los pequeños, la ventana es apostar por los pequeños… delante de un café te lo cuento.

Te quiero Amigo Calvo.

 

 

Escrito por
Más de Belén Aren

A la conquista de uno mismo

Quiero contarte algo que bulle en mi interior como si de un...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *