Beneficios de montar en bicicleta

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Utilizar la  bicicleta nos aporta un sinfín de beneficios para nuestra salud: usa nuestros depósitos de grasa, mejora nuestra capacidad de esfuerzo, nos ayuda a afrontar la vida con mayor optimismo y socialmente es un medio de integración en distintos grupos humanos. ¿Qué esperas? ¡Súbete a la bici!

[/vc_column_text][vc_single_image image=»405″ img_size=»full»][vc_column_text]

El uso de la bicicleta , entendido como deporte y salud, , es un ejercicio aeróbico que al practicarlo de forma moderada ponemos en marcha el consumo de nuestros depósitos de grasa. La utilización de esta grasa corporal como combustible muscular nos asegura poder contar con una disponibilidad mucho mas extensa de combustible, así la fatiga muscular se presenta mucho mas tarde y esta movilización de nuestros depósitos de grasa provoca cambios en nuestro perfil lipídico muy beneficiosos para nuestra salud.

Además, existe una relación entre la actividad física y la esperanza de vida. El ejercicio físico regular mejora nuestra calidad de vida y nos permite desde el punto de vista psicológico afrontarla con mayor optimismo y mejor disposición, a la vez que socialmente es un medio de integración en distintos grupos humanos.

Aquellas personas que se inician en esta disciplina, han de tener en cuenta que se debe aumentar progresivamente tanto en intensidad como en dificultad.

Es recomendable, mantener una buena flexibilidad y un tono muscular adecuado ya que tiene un efecto protector frente a lesiones y a la vez mejora el rendimiento y permite aumentar el abanico de posibilidades que nos ofrece esta saludable actividad.

Esta especialmente indicada en aquellos que sufren enfermedades articulares, como artritis o artrosis, y que quieren evitar el ejercicio con carga, siempre y cuando la intensidad y duración del mismo se adecue a las condiciones individuales de cada uno.

Beneficios de montar en bicicleta
El sedentarismo supone un factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades crónicas, por lo tanto introducir el deporte de forma general y la bicicleta en particular, produce numerosos beneficios, tanto físicos como psicológicos para la salud como:

  • Disminuye el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares en general
  • Previene y/o retrasa el desarrollo de hipertensión arterial, y disminuye los valores de tensión arterial en hipertensos.
  • Reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL.
  • Mejora la regulación de la glucemia y disminuye el riesgo de padecer diabetes no insulino dependiente.
  • Mejora la digestión y la regularidad del ritmo intestinal.
  • Disminuye el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, como el de colon.
  • Incrementa la utilización de la grasa corporal y mejora el control del peso.
  • Ayuda a mantener y mejorar la fuerza y la resistencia muscular, incrementando la capacidad funcional para realizar otras actividades físicas de la vida diaria.
  • Ayuda a mantener la estructura y función de las articulaciones.
  • Ayuda a conciliar y mejorar la calidad del sueño.
  • Mejora la imagen personal y permite compartir una actividad con la familia y amigos.
  • Ayuda a liberar tensiones y mejora el manejo del estrés.
  • Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión, y aumenta el entusiasmo y el optimismo.
  • Ayuda a controlar y mejorar la sintomatología y el pronóstico en numerosas enfermedades crónicas (Cardiopatía isquémica, Hipertensión arterial, Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, Obesidad, Diabetes, Osteoporosis, etc.).
[/vc_column_text][vc_single_image image=»447″ img_size=»full» alignment=»center»][vc_column_text]

Consejos antes de usar la bicicleta

Efectuar los reglajes correctos de la bicicleta que permitan optimizar el rendimiento sobre la misma y que sea siempre la bicicleta la que se adapte al usuario y no al revés. Un adecuado reglaje es ganar en comodidad, mejora el rendimiento y reduce las probabilidades de lesión. Como norma general intentaremos que el ángulo entre el cuerpo y los brazos no superen los 90 grados.

Pedalear a cadencias elevadas se ha demostrado más rentable que pedalear con cadencias bajas, ya que conlleva una menor exigencia muscular.

Pedalear de pie requiere una mayor actividad muscular por lo tanto es menos eficiente energéticamente que pedalear sentado. Sólo recurriremos a esta postura durante breves intervalos cuando tengamos por ejemplo que sobrepasar una dificultad del terreno, un tramo de máxima pendiente o cuando necesitemos aumento rápido de la velocidad.

La trayectoria que describen las rodillas en el plano frontal deben ser lo más rectas posibles. Todo movimiento que se salga de esa verticalidad supone una pérdida en la fuerza que se transmite a los pedales y puede llegar a producir lesiones.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es que solamente debe hacerse fuerza al bajar el pedal y tratar de relajar la musculatura lo máximo posible durante la fase de ascenso del mismo, no realizarlo de forma correcta puede producir problemas lumbares por el estrés que genera a este nivel.

Toda práctica deportiva debe finalizar con  el empleo de estiramientos pasivos, especialmente dirigidos a  musculatura dorsal y lumbar y de la parte posterior del muslo

Además es muy importante realizar ejercicios musculares de compensación para tener una musculatura eficaz, sin desequilibrios y centrada en los músculos abdominales profundos, torácicos y paravertebrales.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Etiquetas de la entrada
,
Escrito por
Más de Redacción

Australia lanza un billete transparente apto para ciegos

Australia hace historia a través de sus billetes al lanzar una nueva...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *