No digas nunca “tú no eres nadie”

Para poder decir esa frase debes ponerte en mi piel, y tu “Sabes mi nombre, pero no mi historia. Has oído lo que he hecho, pero no has pasado por lo que he pasado. Sabes dónde estoy, pero no de dónde vengo. Me ves riendo, pero no sabes lo que he sufrido. Deja de juzgarme” ,

Carta a mi Amigo Calvo

Para que pueda trabarse una verdadera amistad, es preciso prescindir de la superioridad que puedan otorgar la edad, los honores, las riquezas o el…

La trampa del cortoplacismo

Hay personas que posponen sistemáticamente las tareas importantes e hipotecan su futuro. Pero a corto plazo se sentirán bien… Hay personas que cuando entran…